Fuentes de financiamiento

10 mejores formas de financiamiento para iniciar tu negocio

El principal problema al iniciar un negocio es el financiamiento. No siempre contamos con el dinero suficiente o necesario para poner en marcha nuestro negocio. Aquel que quiere emprender un nuevo negocio tiene el problema del financiamiento. Quizás no encuentres el financiamiento correcto o el que necesitas para poder solventar cada movimiento para el desarrollo de tu negocio. Aquí encontrarás 10 mejores formas de financiamiento para iniciar tu negocio.

Financiamiento para iniciar tu negocio. 

La búsqueda de financiamiento no debe ser un obstáculo para ti. En la actualidad cuentas con diversas maneras con las que puedes obtener dinero para tu primer negocio. Si aún no conoces esas formas de financiamiento te las enlisto a continuación:

Financiamiento bancario
Los bancos son una de las fuentes de financiamiento a la que gran parte de los emprendedores recurre.
  1. Instituciones bancarias.

Las instituciones bancarias o bancos son una de las fuentes de financiamiento muy útiles que puedes existir. Sin embargo, conseguir capital de este tipo de instituciones puede ser complicado para ti que aún estás iniciando. Los bancos suelen dar créditos con mayor facilidad a aquellas empresas que ya tienen un historial como organización. Aunque, aún sin tener este mismo historial no quiere decir que te sea imposible acceder a uno.

Contar con un buen historial crediticio con alguna fuente bancaria puede ayudarte a obtener algún crédito para tu primer negocio. Ayuda a tener un base de confiabilidad en la que el banco puede basarse para una respuesta final. Si quieres obtenerlo al primer contacto te recomiendo leer este post.

  1. Incubadoras o concursos.

Su función principal es la de ayudar a crecer tu idea de negocio. Ayudan a los emprendedores como tú con asesoría técnica, estratégica o administrativa para que tu negocio siga por el buen camino

Un concurso impartido por el sector gubernamental o el sector privado puedes ser tu aliado ideal para financiar tu negocio. Tan solo debes inscribirte a uno de ellos y presentar tu idea de negocio ante un panel experto en esta área. Si eres ganador podrás ser financiado para realizar tu proyecto.

  1. Ángeles Inversionistas.

Los inversionistas ángeles son los “ángeles de la guarda financieros”. Son aquellos expertos en los negocios que pueden financiar tu primer negocio con sus recursos. Estos mismos recursos pueden ser monetarios o de conocimiento. Es decir, pueden aportar tanto capital como los conocimientos y experiencias que estas increíbles personas poseen en los negocios. Sin duda, estos inversionistas pueden abrirte muchas puertas como emprendedor.

Estos inversionistas no buscan más que nuevos proyectos con los cuales multiplicar su dinero. Así que su dinero no estará en tu empresa o negocio todo el tiempo. Solo buscan algo de rentabilidad y luego vender su porcentaje a alguien más. Sin embargo, debes de buscar asesoramiento cuando decidas relacionarte con un inversionista ya que puedes cometer el error de otorgar un porcentaje mayor de acciones.

  1. Apoyos gubernamentales.

El sector gubernamental también cuenta con apoyo a los nuevos emprendedores, apoya a la cultura empresarial. Es por ello que ofrece apoyos para las micro, pequeñas y medianas empresas. De ellos puedes apoyarte para financiar tu negocio o proyecto. Estos financiamientos son dados por las diferentes instituciones que tiene a su cargo a los que puedes acudir para conocer el procedimiento y los requisitos para poder ser financiado.

Si ya tienes un negocio más establecido, estos fuentes de financiamiento gubernamentales para Pymes pueden ayudarte.

Crowdfunding
Un financiamiento colectivo puede darte parte del financiamiento para tu proyecto.
  1. Crowdfunding.

Si tienes tu primer proyecto, el financiamiento colectivo puede ayudarte a conseguir algo de capital. Ahora ya podemos obtener financiamiento de diferentes personas de cualquier lugar. El crowfunding o financiamiento colectivo permite que las personas nos donen dinero en pequeñas cantidades para conseguir el capital que requerimos para nuestra idea de negocio.

Las personas que donen tienen algo a cambio. Pueden obtener el producto o servicio que ofreces, incluso pueden obtener la oportunidad de convivir contigo. Aquellos donadores no cuentan con participación en las operaciones administrativas de tu negocio. Tan solo aportan algo de capital.

Lo primero que debes hacer es un plan de negocios en el que puedas plasmar y tener en mente cuánto es el dinero que requieres. Después de haber hecho lo anterior es hora de inscribirte a cualquier plataforma de crowfunding que existe en Internet. Si se logra alcanzar la cantidad que requieres entonces el dinero se te es entregado.

  1. Boostraping

Es cierto que emprender un nuevo negocio no es sencillo y menos cuando no se tiene el capital necesario para hacerlo. El miedo al endeudamiento con las instituciones o las personas que nos dan el dinero es uno de los principales obstáculos. Sin embargo, no todos los financiamientos requieren de un endeudamiento. Tal es el caso del financiamiento Boostraping que implica comenzar un negocio sin capital.

Si, leíste bien, comenzar un negocio sin capital. Indica emprender tan solo con los recursos que posees. Una de las ventajas que este tipo de financiamiento trae consigo es que el riesgo es menor debido a que no se tiene mucho que perder. Por otro lado, el proceso de crecimiento es más lento debido a que generalmente no son muchos los recursos con los que se cuenta.

Fuentes de financiamiento

  1. Socios.

Te recomiendo conseguir un socio parecido a ti. Con los mismos valores, los mismos objetivos o que por lo menos te complemente. Encontrar un socio puede ser una de las formas de financiamiento para iniciar tu negocio, debido a que el riesgo es compartido. Es decir, que el capital es puesto por ambos, por lo tanto, la pérdida (si ocurriese) sería menor.

A pesar de que tu socio cuente con la misma visión que tú, la relación no siempre será estable. Una de las desventajas de este financiamiento es ese, que a la larga pueden surgir conflictos entre los socios o romperse la relación.

  1. Negociaciones

Las negociaciones pueden ser también buenos financiadores. Si no cuentas con el capital suficiente para comprar materiales las negociaciones con proveedores pueden ayudarte con tu negocio. Por ejemplo, obtener crédito de un proveedor permite obtener el bien que el ofrece a cambio de generar una deuda que irás pagando tiempo después.

Incluso puedes hacer negociaciones o trueques con muchos más proveedores ofreciendo alguno de tus servicios o productos a cambio de lo que él tiene por ofrecer. Pero te recomiendo cuidado con este tipo de relaciones ya que alguna de las partes puede fallar al momento de hacer los movimientos.

  1. FFF

Los familiares y amigos son las principales personas a las que acudimos para obtener capital para nuestro negocio. Debido a que el proceso es menos informal se vuelve más sencillo. Y, así como en el financiamiento colectivo, tus familiares o amigos no obtienen ningún porcentaje de tu negocio, solo ofrecen el financiamiento.

Financiamiento
Un financiamiento puede ayudar a tu negocio a crecer o expandirse.

Una de las ventajas, como mencioné anteriormente, es que es algo informal por lo que es más sencillo de obtener. Por el contrario, una de sus desventajas es que el dinero que se obtienen no siempre es en grandes cantidades, es decir, que no siempre se consigue el dinero suficiente para lograr un financiamiento muy grande.

  1. Autofinanciamiento.

El autofinanciamiento o el financiamiento con ahorros personales pueden evitarte un endeudamiento. Consiste, como su nombre lo indica, financiarte tú mismo con los ahorros que tienes o los recursos con los que cuentas. A pesar de que suena increíble no siempre es suficiente para obtener todo lo necesario.

Aunque, el poco capital o recursos no tiene por qué ser un impedimento. Recuerda que puedes ocupar materiales y recursos que tienes a tu disposición. Una computadora, una mesa o algo con lo que ya cuentas pueden ayudarte a tener tu primer negocio sin necesidad de obtener capital de alguna fuente externa.

Conclusión.

Tienes a disposición diversas formas de financiamiento para iniciar tu negocio. Puede emprender un nuevo proyecto con la ayuda de fuentes externas o con la ayuda de tus propios recursos. Espero que haya podido hacer tu toma de decisiones algo más sencillo. Toma el financiamiento que mejor te convenga y el que mejor se adapte a tu proyecto o negocio.

¿Tienes alguna otra fuente con la que puedas iniciar un negocio? O ¿Con cuál te quedarías para hacerlo? Déjanos tu respuesta abajo en los comentarios.

Si te ha gustado el artículo házmelo saber dejando un comentario positivo, suscribiéndote o compartiéndolo con más personas. Te lo agradecería.

Anterior

¿Por qué innovar es crucial para tu empresa o negocio?

Siguiente

7 claves para lograr el trabajo en equipo entre tus empleados

El Autor

Alberto Equihua

Alberto Equihua