Capital humano

6 herramientas para crear un equipo de trabajo poderoso.

Cuando empecé mi negocio hace varios años, me encontré tratando de controlar todos los aspectos del día a día; quería controlar todas las acciones de mi equipo, privándolos del derecho de utilizar su propia creatividad para resolver problemas. Yo creía, como muchos emprendedores que, si quería hacerlo bien, tendría que hacerlo yo mismo. Estaba equivocado y por eso quiero darte unas herramientas que te destaquen como líder y formes un equipo de trabajo poderoso.

Aquellos que intentan construir grandes organizaciones comúnmente confunden el control con el poder. Ellos creen que cuanto más control directo tienen, más poder van a acumular, y que deben mantener esta mentalidad en todos los aspectos del negocio. Para lograr esto, pueden tratar de forzar a los que les rodean a comportarse como robots que solo obedecen sus órdenes. Si quieres crear un equipo de trabajo poderoso, estas acciones no son las recomendables para llevar a tu equipo y negocio a ser una gran organización, al contrario, esta no es la realidad para dirigir y un líder lo sabe. Pero hay algunos pasos críticos que debes tomar en cuenta para comenzar a renunciar al control para el mejoramiento de la organización, mientras mejora la satisfacción del cliente en el proceso.

1. Liderazgo Fuerte

La construcción de un equipo eficaz comienza con un proceso brutalmente honesto de autoevaluación y reflexión. El líder debe estar abierto a una evaluación humilde de sus propias fortalezas y debilidades en función de las cualidades, conocimientos y experiencia necesarios para tener éxito. Hay numerosos consultores y herramientas de evaluación disponibles para ayudar en este proceso, pero los líderes más eficaces que he conocido captar intuitivamente este aspecto, hacen resaltar los dones y talentos de su equipo.

Un líder fuerte crea un equipo poderoso.

El experto en liderazgo “John Maxwell” dice que un líder es aquel que conoce el camino, va por el camino y muestra el camino”. Para ser el de tu equipo, debes tener confianza, consistencia y compromiso, y también tienes que ayudar a inculcar los valores en tu equipo.

Entrena a tu equipo para tomar decisiones rápido y resolver problemas.

Un líder debe guiar a los empleados para ser capaces de cuantificar lo que están ofreciendo al cliente y entender a qué niveles la empresa se vería afectada por sus opciones para que puedan tomar decisiones más sabias. Esto sólo puede lograrse con absoluta transparencia sobre la situación actual de la empresa. Después de que revelamos a nuestro equipo la salud de la compañía y cómo sus decisiones afectarían el desempeño general de la organización, re-calibraron su pensamiento para reconocer el panorama más amplio.

La gente quiere hacer un gran trabajo, y quieren ser capaces de corregir los problemas de los clientes sin tener que pasar por la burocracia corporativa para hacerlo. Ellos quieren convertirse en un líder, al dar a tu equipo ese poder y autonomía, verás como la satisfacción del cliente se duplicará y tu rotación de clientes desaparecerá casi por completo. Ten en cuenta que este es un proceso de aprendizaje que probablemente evolucionará a lo largo de la vida de tu empresa. Si puedes entrenar a tu equipo para tomar decisiones que aceleren su tiempo de comercialización, mejorar los ingresos y construir sólidas relaciones con los clientes, los beneficios se sentirán en toda la empresa.

Pasar de una mentalidad de “control” a una mentalidad de orientación / mentoría.

La decisión de cambiar la estructura de control de una empresa es una estrategia a largo plazo que necesita tener una visión a largo plazo. Muchos preguntarán: “Si el líder entrega su control al personal de primera línea de su compañía, entonces ¿en qué se convierte su nuevo papel?

Después de dar responsabilidades cotidianas a tu equipo, tu papel como líder de la organización se convierte en uno de orientación, apoyo y mentoría. Esta transición sólo puede desarrollarse cuando nos centramos en los comportamientos de las personas, no en sus resultados. Los gerentes siempre están midiendo los resultados tangibles de una persona; como líder, sin embargo, las grandes preocupaciones no son el “qué”, sino el “por qué” y “cómo”. Este cambio de enfoque no es fácil, pero en última instancia, capacitará a tu equipo a comportarse como líderes y desarrollar su propio camino para el crecimiento.

Cuando la gente se siente empoderada, su placer en el trabajo crece exponencialmente, y se sienten más en control de la mayor parte de su vida cotidiana: sus carreras. Te invito a observar lo que sucede cuando sueltas el poder más a menudo y permites que tu equipo de trabajo tome las decisiones. Te sorprenderás por los buenos resultados que siguen. Un gran líder sabe que una organización basada en la confianza continuará produciendo las mayores mejoras tecnológicas y de procesos de nuestro tiempo.

2. Establece estándares de excelencia.

Cada equipo debe tener un conjunto de normas. Algunas normas específicas que aumentarán la efectividad del equipo podrían incluir las siguientes:

  • Honramos nuestros compromisos.
  • Creemos en ser personas de carácter e integridad.

    El líder establece la excelencia y da el ejemplo con acciones.
  • Somos un equipo responsable.
  • Somos sabios administradores de nuestro tiempo, talentos y recursos.
  • Trabajamos juntos como un equipo.
  • Estamos de acuerdo en no estar de acuerdo, pero no desagradablemente.
  • Estar comprometidos con la capacitación y el desarrollo continuos.
  • Estamos comprometidos con la excelencia.
  • Estar comprometidos con los resultados, no sólo con el rendimiento.

Como líder, debes establecer el ejemplo. Los estándares se convertirán en estándares de equipo sólo cuando los vean manteniéndolos. Hacer que la formación y la mentoría sean una prioridad. La formación es la clave para un equipo poderoso y eficiente. Ningún equipo gana sin entrenamiento y práctica. Un buen líder nunca hace el trabajo solo. Por ejemplo, las iglesias que están en declive tienen líderes que ven sus trabajos como haciendo el ministerio para el pueblo y viceversa.

Sin embargo, en las iglesias en crecimiento, los líderes preparan y movilizan a la gente para el trabajo del ministerio. Utiliza una variedad de métodos para hacer de la capacitación un proceso continuo. El entrenamiento puede ser hecho por tutoría, entrenamiento en el trabajo, en el salón de clase, en reuniones de equipo, por nombrar algunos. La esencia del proceso de formación es:

  • Lo hago.
  • Lo hago, y tú ves.
  • Lo haces y yo veo.
  • Hazlo tú.
  • Lo haces y entrenas a alguien más.

3. Regularmente refuerce el desempeño positivo.

Debes saber que la retroalimentación es la clave para asegurar que cualquier equipo se mantenga en el camino, pero lo más importante es que tú y tu equipo estén mejorando cada día. La retroalimentación debe ser proactiva y constante. Muchos líderes son propensos a esperar hasta que un problema ocurre antes de dar retroalimentación. La retroalimentación es simplemente el arte de la gran comunicación. Debe ser algo que es parte de nuestro diálogo natural. La retroalimentación puede ser formal e informal.

De hecho, si se vuelve demasiado estructurado y rígido, se hace difícil que la retroalimentación sea auténtica e impactante. Recuerda que cada equipo es diferente, con sus propios matices y dinámicas únicas. Trátalos como tales. Debes permitir la retroalimentación proactiva para servir como el mejor facilitador de tu equipo para la mejora continua. Como líder, tómate el tiempo para recordarle a alguien cómo y qué pueden estar haciendo mejor. Aprende de ellos. No complicar el proceso de retroalimentación constructiva. La retroalimentación es comunicación bidireccional.

4. Definir claramente roles y responsabilidades.

Cada una de las responsabilidades de los miembros del equipo debe estar interconectada y dependiente entre sí. Un líder sabe que esto no es diferente a los deportes de equipo, donde algunos jugadores son conocidos como “jugadores del sistema” – lo que significa que, aunque no pueden ser la persona más talentosa en el equipo, saben cómo trabajar mejor dentro del “sistema”-. Debes tener un buen ojo para el talento que puede evaluar a la gente no sólo en su capacidad para desempeñar un papel particular – pero aún más si se ajustan a la cultura del lugar de trabajo (el sistema) y será un jugador de equipo extraordinario-.

Por ejemplo, un líder, en lugar de despedir a un empleado, se toma el tiempo para conocerlo y utilizar sus talentos naturales como facilitador estratégico y mantener todas las partes móviles dentro del departamento en alineación apropiada.

5. Celebra éxitos y fracasos.

Celebrar los éxitos, reúne a tu equipo y permite que todos vean que cuando trabajan juntos, grandes cosas pueden suceder. Si alguien hace un gran trabajo en algo, un buen líder reconoce el trabajo de sus líderes en frente del resto del equipo para que todos los esfuerzos se vean. Esto también ayuda a cada persona a sentirse visible y que lo que está haciendo tiene un impacto. En contraste, si tu equipo falla en algo, reúnete con ellos para redirigir sus esfuerzos o convertirlo en algo positivo. No conviertas una discusión de control de daños en un juego de culpa, eso te estará diciendo que no eres un buen líder y nunca ayuda a nadie. En su lugar, dé a su equipo la misma responsabilidad de poner sus cabezas juntas y averiguar los próximos pasos.

Celebrar el éxito de tu equipo es una de las actividades que un líder debe realizar.

Igualmente, en el momento en que la incertidumbre se presente cada día, debes tomar el tiempo para celebrar el éxito. Esto va más allá del reconocimiento – se trata de dar un paso atrás y reflexionar sobre lo que has logrado y lo que has aprendido a lo largo del viaje-. En el acelerado mundo de trabajo que está cambiando rápidamente, las personas no están tomando suficiente tiempo para entender por qué tuvieron éxito y cómo su éxito impactó positivamente a los que les rodean.

He visto a los líderes caer en la trampa de auto-engrandecimiento – por lo que sus equipos lograron – en lugar de celebrar las historias de éxito que en muchos casos requería un tremendo esfuerzo, sacrificio y perseverancia. La celebración es una actividad de corta duración. No lo ignores. Tómate el tiempo para vivir en el momento y recordar lo que te permitió cruzar la línea de meta junto con tu equipo. Los líderes son tan exitosos como sus equipos y un buen líder sabe que, con la dinámica adecuada del equipo, las decisiones y personalidades diversas, todo el mundo gana al final.

6. Respeto y Confianza.

Sé respetuoso con los miembros de su equipo. Ser respetuoso empodera a los empleados al animarlos a ofrecer ideas sobre las decisiones que los afectan. Esto permite a los miembros del equipo saber que respetas sus opiniones. La confianza es un componente esencial de las grandes relaciones de trabajo, y puede ser una parte especialmente importante en la construcción de un equipo exitoso.  La capacidad del líder del equipo para llevar a confiar en otros miembros del grupo para escuchar y considerar las contribuciones de los demás.

El gran trabajo en equipo depende del respeto mutuo. Tanto los líderes como los miembros del equipo deben demostrarse mutuamente que son dignos de confianza. Al ser consistentes en sus acciones, persistentes en su resolución y honestos en sus habilidades y experiencia.

Un líder da confianza y respeta a todo su equipo de trabajo.

En conclusión, si quieres crear un equipo de trabajo poderoso. Deberás trabajar en tu liderazgo, conozco a muchos líderes que le echan la culpa a su equipo de trabajo de no obtener los resultados, cuando la realidad es que los resultados del equipo son proporcionales a ti. Recuerda que los negocios se basan en relaciones, no solo las relaciones con inversionistas o lo clientes, sino en las relaciones con tu equipo de trabajo.

Un buen líder siempre busca cómo influenciar a su equipo. La influencia solo se logra a través del ejemplo y la congruencia de tus acciones. Inspira a otros a querer ser mejores personas y tomar el control de sus vidas (en este caso, el control de sus tareas, o su vida laboral) para tener resultados extraordinarios. Algunos autores de liderazgo que te recomiendo son: John Maxwell con “Las 21 leyes irrefutables del liderazgo”, “Desarrolle el líder que está en usted”, entre otros libros y Dale Carnegie “Como ganar amigos e influir en las personas”. Estos libros te ayudarán a darte una perspectiva de las características de un buen líder.

¿Crees que como líder estás creando un equipo poderoso? Déjanos tu comentario abajo.
Comparte el artículo con más personas a través de tus redes sociales.

Anterior

8 pasos para ser un emprendedor innovador en el 2017

Siguiente

6 tips para obtener un financiamiento bancario al primer contacto.

El Autor

Alberto Equihua

Alberto Equihua