Capital humano

7 acciones tuyas como jefe que generan un mal clima laboral

Trabajar en un excelente clima laboral es importante para cada empleado. Si estos están motivados y cómodos en su puesto de trabajo, con el trato, con el jefe o líder que tienen pueden estimular y formar el mejor ambiente laboral que puede haber. Sin embargo, no toda empresa cuenta con un buen clima laboral. Algunos jefes no son los mejores o simplemente no tienen control o manejo adecuado de su propio equipo de trabajo. Aquí te enseñaré 7 acciones tuyas como jefe que provocan o generan un mal clima laboral. ¿Listo?

La importancia de los líderes.

Siempre he mencionado que los líderes son los mejores jefes. Aquella persona que sabe tomar las mejores decisiones por su equipo, aquel que integra y hace todo en conjunto, que es más que un simple dictador de órdenes, sin duda, inspira, motiva y crea un buen clima laboral.

Líder o jefe
Es vital que tu empresa cuente con líderes, ayuda a ser los mejores.

Ser un líder es importante también para cuestiones de ambiente laboral. Como líder no permites la baja productividad, la desmotivación y mucho menos el trabajo individual.

Si aún no formas parte de los líderes que existen te invito a tomar medidas. Te invito a cambiar tu pensamiento de los antiguos jefes, te invito a pensar en cada uno de tus empleados y miembros de tu equipo. Las acciones que tomes hoy darán frutos el día de mañana y si tu objetivo es ser uno de los mejores en tu sector es mejor que empieces por los cambios internos, tanto tuyos como los de tu empresa o negocio.

Tus acciones generan un mal clima laboral.

Para crear un ambiente agradable, cómodo, un ambiente de integración hace falta de un líder. Se necesita de un mediador que regule todo lo que ocurre. De una persona que toma la última decisión sin olvidarse de las opiniones o recomendaciones de los demás miembros. Tu empresa requiere de una persona responsable que sepa trabajar en equipo, de una persona que esté comprometida a dar lo mejor de sí misma y a sacar el compromiso de sus demás compañeros. Pero sobre todo se requiere de una persona responsable.

Responsable de sus acciones, porque las acciones es uno de los factores que define el éxito de un equipo. Si un equipo se compromete, da lo mejor de sí mismo y se apoya, los objetivos se alcanzarán. De lo contrario, ya sabemos las consecuencias o resultados que se obtendrán. Debemos cuidar cada uno de nuestros actos porque, así como pueden mejorar el clima laboral de nuestra empresa, así puede ser un enemigo que puede sabotearnos cruelmente y acabar de mal en peor.

Las acciones que te enseñaré a continuación pueden ser tus enemigos internos. Aquellos que no permiten ser destacado o alcanzar el éxito como equipo de trabajo. Aquí tienes 7 enemigos o acciones tuyas que pueden sabotearte:

Comunicación empleados.
La comunicación clara y simple mejora las funciones de una empresa.
  1. Tu falta de comunicación.

El jefe o líder que sabe transmitir sus valores y logra que todos se alineen a cada uno de ellos, logra que todo su equipo tenga una misma visión sobre hacia dónde van. La comunicación clara es indispensable dentro de tu empresa. Es importante para ti como jefe ya que eres el encargado, eres el que guiará por el buen camino. Si no sabes comunicar de forma clara y de forma coherente tus valores, tu misión y visión a tus empleados tienes el primer factor que genera un mal clima laboral.

Todos sabemos que la comunicación es esencial para todo y para todos. Aquel que emite un mensaje claro y conciso de lo que quiere, obtendrá la respuesta adecuada por parte de su receptor. Por lo tanto, evalúa primero tu forma de comunicación con todo tu equipo. Si no es la mejor considera en mejorarla con nuevas herramientas o nuevas formas de comunicarse.

  1. Fomentar la individualidad.

Unidos se logran grandes cosas. La unión hace la fuerza ¿no lo crees? Claro que es del todo cierto. Nadie duda de eso. Pero a pesar de saber qué unidos somos mejores y podemos alcanzar grandes resultados, no trabajamos en equipo. El no saber hacerlo puede deberse a muchas circunstancias. Tal vez nunca lo has hecho. Quizás no te sientes cómodo. Incluso puede deberse a que no depositas la confianza a otra persona para que realice su trabajo.

Sin embargo, el trabajo individual solo genera más trabajo. No puede cargar con todo el peso de las tareas. Tampoco eres un sabelotodo que conoce cada una de las áreas y mucho menos puede hacer cada trabajo al mismo tiempo. Es imposible. Para eso están los equipos de trabajo. Para eso existen profesionales en cada área que saben a la perfección como se debe hacer. La individualidad sólo permite sabotearte a ti mismo.

Integra, recluta a los mejores. Aprende a trabajar en equipo. Cuando comiences a confiar en cada uno de tus empleados todo se alineará de manera natural. Solo necesitas convertirte en el mejor guía para encaminar a tu equipo. Solo requieres de aprender que lo que tú no puedes hacer alguien más lo hace por ti y que puede complementarse. La clave está en que en primera instancia veas a todo tu personal como uno solo, que comparten objetivos y los mismos valores.

Equipo Laboral

  1. Tu desorden y mal empoderamiento.

Es de vital importancia que tus acciones tengan una coherencia. No actúes de manera instintiva y considera las consecuencias de tus actos. Absolutamente nadie quiere seguir a un jefe o líder que tenga un desorden dentro de su empresa. El ambiente laboral sería un lugar de caos, de estrés. Sería un mal clima laboral. El peor ambiente laboral diría yo. Mantén el orden de las situaciones, de las tareas, de tu equipo, de todo aquello que requiera de ti.

El empoderamiento también es un factor importante dentro de un clima laboral. Es importante dar poder a quien es capaz de controlarlo y de manejarlo de manera correcta. Generalmente se le da poder a personas que hacen todo lo contrario. Se vuelven unos tiranos con los demás. Dan órdenes sin ellos aportar algo de valor u ofrecer ayuda cuando se requiere. El poder puede ayudarte cuando se le da a una persona responsable, de lo contrario será la manzana podrida dentro de tu canasta que descompone al resto.

  1. Tu falta de reconocimiento.

A todos nos gusta ser reconocidos. Nos gusta saber que somos tomados en cuenta y que se nos de crédito por lo que hacemos. Tus empleados también buscan el reconocimiento. Buscan que los mires a ver y que sepas que algo están haciendo. Quieren ser reconocidos cuando realizan algo nuevo que puede ser bueno para el equipo. Lamentablemente no siempre se les mira a ver o generalmente no se les toma con tanta importancia. Eso debe cambiar.

Reconocimiento del Empleado
La falta de reconocimiento hacia el trabajo del empleado baja sus motivaciones.

Las razones, son muchas. Puede que la presión de tus actividades y de todo lo que realizas no permita ver a tu alrededor. Tal vez ellos no se den a notar. Pero, dejando a un lado las razones, es importante que mires lo que tus empleados hacen y reconocer sus aportaciones. Si ves un fuerte compromiso agradece el esfuerzo y la motivación que tiene. Agradece cada día a cada uno o en conjunto por seguir apoyándote, por seguir uniendo esfuerzos para alcanzar objetivos y ser mejores. Agradece por hasta por todo, aunque la consideres mínima.

  1. Tu forma de motivar.

Para que un empleado tenga un rendimiento alto, inspiración, un alto nivel de estándar necesita de motivadores y de que esté motivado. Los motivantes que le ofrezcas son la clave y una de las razones por la que cada día deciden presentarse a su trabajo. Cuando el empleado está motivado todo se da de manera natural. Su esfuerzo, su compromiso y sus ganas llegan como consecuencia de la motivación que ellos tienen.

Tu trabajo es motivarlos. No importa la manera en que lo hagas. Lo importante es que mantengas viva el espíritu de motivación. Puedes motivarlos de diferentes maneras. Puedes hacerlo con premios como una cena, un viaje, una capacitación o curso o incluso ropa y zapatos. El dinero es también un buen motivante, uno de los más poderosos. Las palabras son también buenos motivantes; ayudan a crear un ambiente de confianza y logra el sentido de pertenencia.

  1. Cómo manejas los conflictos.

Los conflictos, problemas y las situaciones negativas siempre se presentarán en tu empresa. Lo que hace exitoso a tu negocio, a tu equipo y a ti es la manera en la que se manejan se resuelven los conflictos que se presentan. No todos saben encontrar las mejores soluciones. No todos saben manejar de la manera correcta las situaciones que se presentan. Cuando las situaciones no se tratan de la manera correcta generalmente los conflictos se vuelven más grandes y más poderosos.

Junta Empresarial
Maneja adecuadamente los conflictos, pueden tener un alto impacto.

Es indispensable que como jefe o líder sepas lidiar con cualquier tipo de situaciones. Se trata de saber qué hacer ante cualquier circunstancia permitiendo que las cosas mejoren y no pasen a mayores consecuencias. Eres el mediador, el que regula los comportamientos de todo tu equipo y el que toma las últimas decisiones. Tu equipo también tiene que aprender el buen manejo de los conflictos. El equipo está listo y el clima pasa de ser malo a ser excelente cuando los conflictos se resuelven de manera inmediata y contrarrestando los malos resultados que pueda generar.

  1. Tu estilo de liderazgo.

Tu estilo de liderazgo también puede ser el causante del mal clima laboral dentro de tu empresa. Existen muchos tipos de líderes. Los resultados de tu ambiente laboral lo defines tú con tu clima laboral. Por ejemplo, si eres un líder marcapasos lograrás que tus empleados se sientan presionados. A nadie le gusta que alguien esté observando todo lo que hace. La confianza que deposites en ellos en importante. Tienes que aprender a confiar en cada empleado y en el trabajo que hace.

En la toma de decisiones también influye de gran manera tu manera de liderar a tu equipo. Cada una de las personas que trabajan contigo tiene ideas y diferentes perspectivas. Considera cada una de las opiniones y sugerencias. Toma en cuenta a cada uno de los empleados y no quieras solucionar todo tú solo. Recuerda que tu equipo está ahí para eso. El trabajo individual no trae más que bajo rendimiento, además tus empleados se sentirán motivados a participar porque saben que son considerados.

Conclusión.

Te he mostrado 7 acciones tuyos que también traen consigo consecuencias negativas a un clima laboral. Considera modificar tus acciones y la manera en la que llevas un control o manejo de tu empresa y de tu equipo de trabajo. Los empleados pueden ayudarte a mejorar tu clima laboral, pero tienes que dar el ejemplo, primero tienes que mejorar tus acciones.

¿Qué acción tuya crees que probablemente esté afectando tu clima laboral? Déjame tu comentario en la parte de abajo.

Si te ha gustado el artículo házmelo saber dejando un comentario positivo, suscribiéndote o compartiéndolo con más personas. Te lo agradecería.

Anterior

7 productos tecnológicos innovadores que han fracasado en la historia

Siguiente

10 apps innovadoras y sorprendentes del 2017

El Autor

Alberto Equihua

Alberto Equihua