Innovación

El reto del primer supermercado en mexico

El reto empresarial del primer supermercado en México “Aurrera” por Manuel Arango

Bueno, el primer supermercado en México más que nada surge como una idea a una edad temprana de mi vida, a los veintitantos años, somos 3 hermanos, inspirada en una idea de los Estados Unidos, que era tan sencilla como ofrecer al público lo que el público quiere, a los precios más bajos posibles y en la forma más sencilla posible, esa idea nos llevo a hacer el primer modelo de una tienda “Aurrera” de manera primaria. Me acuerdo que alguien me enseñó,  “dame lo que me quiero comprar, no me des lo que tú quieres vender”. Es una fórmula realmente muy seria para un supermercado en México hoy en día, conocer lo que el público quiere y que se lo tengo que llevar al mejor precio posible.

Cómo nace la tienda “Aurrera”.

Supermercados en MéxicoMi padre en aquella ocasión había adquirido una pequeña industria textil, enclavada en la zona metropolitana de aquella época que era la colonia Los Doctores. Era una fábrica que había comprado y de ahí curiosamente viene el nombre, esa pequeña fábrica textil se llamaba Aurréra, no Aurrera. Ahí iniciamos nosotros, es decir, nuestro inicio comercial no fue sólo vendiendo lo que se conocía como telas que en aquella época servían para la fabricación de los productos sino que fuimos derivando en fabricar ropa con la tela producida por nosotros.

Entonces, la primera tienda que pusimos se llamaba Central de Ropa, tenía 150 metros cuadrados en la Colonia de Los Doctores, en la esquina Chimalpopoca Lucas alamán, es decir,  no era el mejor lugar para iniciar una tienda, pero  se fue ampliando y nos fuimos “robando” terreno de la fábrica que era obviamente de la familia, y luego se le cambió el nombre y se le puso “Aurrera”. Empezamos a meter una serie de artículos distintos a la ropa y el último artículo que metimos fueron los productos alimenticios, de esto estamos hablando ya más o menos de 1958.

Era el supermercado en México que vendía artículos de gran calidad a precios realmente muy bajos. Llegaban momentos en que teníamos que cerrar la puerta porque no cabía materialmente la gente en la tienda, hasta la gente reconoce que lo que se está ofreciendo es de calidad a precios muy bajos y llega momentos que nuestro problema es abastecer los productos en la velocidad que la gente se los llevaba.

El segundo supermercado en México al que decidimos llevar esto con la fórmula que empezaba en los Estados Unidos, de Todo bajo un solo techo con un solo pago en autoservicio. Encargamos un estudio con una compañía seria para ver qué opinaban y el estudio arrojó que esto no era un negocio que iba a tener éxito en México, porque el autoservicio no eran bien visto por los hombres, los hombres no iban a estar empujando carritos, las mujeres no iban a mezclar productos, ropa femenina con otros y no iban a estar exhibiendo todo en la cajas, para que vean ustedes cómo cambia la historia rápidamente.

A  pesar del estudio decidimos hacerlo y abrimos la primera tienda en la avenida Universidad, todo bajo un solo techo, una tienda ya grande, no recuerdo la superficie, pero eran cerca de 2,000 mil y tantos metros, en los mismos terrenos en donde está la tienda actual de Universidad, abrimos la primera tienda y pusimos nuestro lema, “En Aurrera, ahorrará, todo bajo un solo techo” y nuevamente el reconocimiento de la gente. Me acuerdo de haber hecho algunos anuncios, “gracias por su recibimiento, pero nos vemos obligados a cerrar la tienda el día de mañana para poderla re-abastecer ” y era real, se llevaban todo, entonces eso atraía todavía a más gente, la tienda fue un éxito rotundo y de ahí se empezaron a abrir más tiendas con la fórmula, todo bajo un solo techo a precios bajos, con calidad y autoservicio.

Fue la primera que abrió la brecha en autoservicio, lo único que existía de autoservicio en esa época era el supermercado en México que se llamaban Su Mesa, pero eran meramente puro producto alimenticio, nosotros empezamos el supermercado en México por el lado contrario, empezamos por la ropa, por otra serie de artículos y de último metimos los artículos alimenticios. Como emprendieron en los años 50, hoy Manuel Arango vive un México con algunos cambios, un poco diferente.

Cómo era emprender en los años 50 y cómo ha evolucionado la forma de emprender.

Quizá en aquella época, en México había un proteccionismo grande a todo lo nacional, o sea, la idea era vamos a proteger a la industria, vamos a proteger al comercio, vamos a proteger todo lo que sea nacional y parecía que en aquel momento era muy bien recibido por los empresarios. Yo tengo una fábrica de algo y aquí no va a entrar nada del otro lado porque van a proteger a mi fabrica y después por ese proteccionismo había mucha ausencia de productos, pero la verdad es que nosotros teníamos carritos de mercado que costaban muchísimo dinero y que a veces no funcionaban y a veces había que proteger eso que estaban haciendo en México.

Ustedes saben lo rápido que hemos evolucionado, para bien o para mal nos llegan cosas de China, ya no sabemos ni en dónde se produce la camisa que traemos puesta, es el mundo que cambió totalmente, del proteccionismo nacional a una apertura casi total a todos los mercados, dentro de ese cambio significativo también hubo una mayor competencia, tenemos que competir no tan sólo con nuestras contrapartes a nivel nacional si no que también tenemos que competir a nivel mundial, creo que esos son 2 cambios importantísimos.

Cuál era la sensación de emprender en aquellos años, cuál era de alguna manera el gran reto a vencer.

Se podría decir que, aunque la parte financiera siempre ha existido, yo creo que en aquel tiempo gran parte del dinero se hacía con proyectos muy concretos, ladrillos, y mano de obra, creo que también ha habido un cambio muy importante y es que hoy en día muchos de los negocios son de carácter financiero y en aquella época los negocios eran de producir, muy tangibles en su mayoría, no estoy echando a un lado, para que esto exista, necesitan existir los bancos y los créditos también en su mayoría eran tangibles.

Para que hablar de la tecnología, acabo de ver en Facebook lo que se va a vender, en esa época simplemente no existía, ahora Facebook, Twitter, esto y lo otro, negocios donde trabajan 13 personas valen más de mil y tantos millones de dólares, eso no estaba por ninguna parte, ni siquiera las colocaciones en la Bolsa, nosotros fuimos los primeros en salir a la Bolsa.

Qué era lo que vivía el emprendedor en aquellos años: el temor, el miedo, la pasión.

Bueno, la palabra emprender esta íntimamente ligada a correr un riesgo, puede ser monetario o puede ser de cualquier tipo, cualquier persona que está emprendiendo está buscando lograr algo pero con el riesgo de fracasar. Hay muchos jóvenes en tiempos recientes que han perdido el espíritu emprendedor, dicen que ahora se quieren colocar en alguna buena compañía, ocupar un gran cargo etc. Emprender es un riesgo, entonces el emprendedor tiene que tener un espíritu, confiar en su proyecto,  arriesgar ese proyecto, y triunfar o fracasar, la verdad es que triunfar es menos frecuente que fracasar, pero ese espíritu emprendedor es muy importante en un país.

 

Anterior

Dr. Alivia, una mujer de alto impacto

Siguiente

"Wayra" una opción de inversores para emprendedores

El Autor

Alberto Equihua

Alberto Equihua