Innovación

¿Por qué emprender un negocio?

¿Por qué emprender un negocio?

Desafortunadamente, para muchos, el panorama del futuro se encuentra un poco más limitado, ya sea por nuestros orígenes o nuestra situación socio-económica, soñamos con llegar a ser ricos o líderes algún día pero no hacemos algo para lograrlo, nos quedamos inertes, para generar un gran cambio necesitamos un cambio de mentalidad, romper el molde, ir un paso adelante y atrevernos a colocarnos a la altura de las personas que mueven al mundo; emprender un negocio y empezar un camino lleno de triunfos y metas. A continuación, te damos una serie de razones para emprender un negocio propio.

Emprender un negocioSaldrás de tu zona de confort

Uno de los grandes problemas de la vida es quedarnos atascados en nuestra zona de confort, ese lugar donde estamos cómodos, donde no estamos tan mal como para deprimirnos pero tampoco lo suficientemente bien como para seguir creciendo como personas.

Visualizarás el éxito

Analiza tu vida, ¿cuál ha sido tu mejor momento? ¿Cuál ha sido el peor? Entre tus logros ¿has alcanzado el éxito? Si no sabes la respuesta a alguna de estas tres preguntas significa que nunca te has puesto a pensar detenidamente en lo que has hecho en la vida. Si decides emprender un negocio tienes que tener una meta clara, tienes que visualizar el éxito que quieres para ti y tu compañía y sobre esa línea comenzar el recorrido.

Aprenderás a superar el fracaso

En todas las etapas de nuestra vida estamos expuestos al fracaso, cuando reprobaste matemáticas en la preparatoria, cuando tu eterno “crush” te rompió el corazón en la Universidad o cuando tu asesor rechazó tu tema de tesis, el fracaso siempre ha estado y estará presente en la vida, inevitablemente. En un negocio propio ésta no es la excepción y, aunque no lo creas, puede ser algo bueno, ya que como decía Henry Ford “El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia”.

 

Te volverás persistente

El inicio será difícil, todos los inicios suelen serlo, tendrás que lidiar con compañías más grandes que acaparan el mercado y tratarás de ganar un lugar en el extenso mar empresarial. Colocarte en el gusto de la gente será una ardua labor, para la cual los bienes o servicios que ofrezca tu negocio tienen que ser perfectos. Esta lucha por ascender te volverá una persona persistente, alguien que no se cansa de luchar round tras round con tal de conseguir la victoria.

Ordenarás tus prioridades

Al igual que los fracasos, un común denominador de nuestras vidas es la elección de nuestras prioridades. Quizá para nosotros era mejor dedicarle mucho tiempo a nuestra pareja y muy poco a la escuela o familia, lo que causaba que nos dijeran más de una vez que nuestras prioridades estaban equivocadas. Los únicos que saben qué prioridades son correctas o no, somos nosotros mismos, y emprender un negocio ayudará a que descubramos cuáles son las correctas.

Tendrás una motivación

Es difícil encontrarte perdido, pasando los días dejándote llevar por la inercia cotidiana y consumiendo el tiempo sin tener una razón, como un barco a la deriva. Emprender un negocio puede ser la motivación que necesitas en la vida, tendrás que cuidarlo, ayudarlo a crecer y eventualmente obtendrás grandes recompensas, será la motivación que necesitas para que despiertes por las mañanas y elijas el rumbo de tu día.

Aprenderás a tomar decisiones y solucionar problemas

Serás un líder, estarás a la cabeza de tu proyecto y serás el encargado de tomar difíciles decisiones, quizá más que las que habías tomado antes. Los problemas se presentarán, como es natural y es ahí cuando tendrás que sacar a relucir tus dotes de líder y solucionar cualquier dificultad que aparezca.

 

 Probarás tus límites

¿Recuerdas cuando tenías que entregar un trabajo escolar al día siguiente y te quedabas despierto toda la noche haciéndolo, creías que no lo ibas a lograr y, sin embargo, lo entregabas a la hora indicada?

Emprender un negocio propio nos llevará a ese tipo de límites, serán tantas las cosas por hacer que tendremos que prescindir del sueño para poder realizarlas. Te darás cuenta que los límites sólo están en la mente.

A pesar de los problemas y dificultades con las que te encuentres desde el proceso en que tengas la idea hasta que la materialices, tener un negocio propio será una de las más grandes satisfacciones de tu vida. Habrás tomado la decisión y dado el paso que muchos nunca se atreven a dar, te conocerás mejor a ti mismo y te esforzarás al máximo para que tu negocio crezca. Si haces las cosas bien, después de algunos años encontrarás la satisfacción de haber cumplido una meta, un sueño, y eso no tiene precio.

Anterior

"Wayra" una opción de inversores para emprendedores

Siguiente

Las franquicias en México: una opción para emprender

El Autor

Alberto Equihua

Alberto Equihua