Fuentes de financiamiento

5 puntos clave que debes considerar antes de elegir una fuente de financiamiento

La elección de una buena e increíble fuente de financiamiento que pueda ayudar a tu empresa o negocio no es sencilla. Requiere de una serie de procesos y requisitos previos. Los empresarios ya han generado un poco más de experiencia en estos hábitos, pero ellos también pueden elegir uno inadecuado. Por su parte, algunos emprendedores son nuevos y principiantes en este tema. Es por eso que el día de hoy me quiero dirigir a ti que eres un emprendedor. Así que más adelante te enlistaré algunos puntos clave que debes de considerar antes de pensar y de solicitar alguna fuente de financiamiento.

Como mencionaba, los emprendedores son nuevos en el ámbito empresarial. No todos realmente saben que hay diversas maneras con las que puedes poner en marcha tu idea de negocio. Sin embargo, ahora el acceso de Internet ya nos permite conocer estas fuentes de financiamiento existentes. A pesar de que ya tenemos ese acceso a la información aún se siguen cometiendo errores al querer financiar un nuevo proyecto. Un gran número de ideas de negocio han quedado sin ser realizadas.

Elegir fuente de financiamiento
¿Qué debes considerar antes de elegir una fuente de financiamiento?

Por lo regular y generalmente todos creemos que es un proceso sencillo: el de obtener un financiamiento. Creen que solo es pararse frente a un inversionista y mostrarle una idea, negocio o empresa innovadora, o de ofrecerle un gran porcentaje de tu empresa. En ocasiones, algunos procesos de solicitar un financiamiento son mucho más sencillos que otros. Por ejemplo, un financiamiento FFF es mucho más sencillo de obtener que un financiamiento bancario. Las formalidades y requisitos solicitados son muy diferentes.

¿Qué debes considerar antes de elegir una fuente de financiamiento?

Los financiamientos son sin duda muy beneficiosos para una empresa o para un nuevo proyecto. Los puntos que a continuación quiero enlistarte no son la clave para solicitar un financiamiento. El propósito de esta lista de consejos o puntos clave son para que tú, como emprendedor o, posiblemente, como empresario, puedas hacer un análisis previo. Un análisis que debes hacer antes de hacer tu solicitud y que te ayudará para solicitar un buen financiamiento o al menos uno adecuado para ti, tu empresa, negocio o proyecto.

Como tarea, te pido que comiences a hacer un análisis de tu caso. Es decir, que conforme vayamos avanzando con los puntos clave, identifiques y respondas las interrogantes que aquí vayan surgiendo para ti. De esta manera podrás tomar mejores decisiones para tu negocio. Puedes tomar una libreta, un papel en la cual vayas anotando las observaciones que vayan surgiendo. ¿Listo? Pues, estos son los puntos claves que debes considerar antes de elegir una fuente de financiamiento para ti:

 

       1. ¿Cuánto necesitas?

Pregúntate primero cuánto dinero en realidad necesitas. Uno de los errores que se pueden cometer cuando se solicita una fuente de financiamiento es no saber de cuanto capital necesitamos. Por lo tanto, siempre se acaba pidiendo una cantidad mayor a la que necesitamos para pagar algún equipo o para poder realizar nuestro proyecto. Cabe aclarar que en ocasiones es viable y recomendable pedir una cantidad demás al inversionista. Pero no aplica en todos los casos.

Por ejemplo, si estamos solicitando un préstamo o crédito bancario no podemos pedir una cantidad mayor a la que se requiere. ¿Por qué? Porque los intereses en ocasiones son elevados. Por lo tanto, si pedimos una cantidad elevada ¿cómo pretendes pagarlo si apenas comienzas tu negocio? He ahí el problema. Muchas personas no pueden realizar los pagos que las instituciones bancarias te exige. Debido a la presión de estos y a la imposibilidad de no poder pagar el adeudo, muchas empresas o personas terminan vendiendo absolutamente cualquier cosa material valiosa que posean.

Así que ten cuidado con las cantidades de dinero que solicites. Te recomiendo que planifiques todo aquello que quieras realizar. Si estas comenzando con un nuevo proyecto puedes plasmar las cantidades de dinero en un plan de negocios. No olvides considerar cantidades realistas. Cantidades que un inversor, que para una institución bancaria o que un familiar o amigo suene razonable y consideré darte ese monto de dinero. Ahora bien ¿de cuánto capital necesitas para tu nuevo proyecto o empresa?

       2. Identifica qué fuente es la mejor.

Ahora tenemos a una gran diversidad de fuentes de financiamiento a nuestro alcance. Ahora ya podemos recaudar capital por medio de internet, como es el caso de financiamiento crowfunding. Sin embargo, y a pesar de que tenemos un gran número de fuentes, en ocasiones elegimos una que no es la adecuada. Elegimos una fuente de financiamiento que nos hará pagar un numero alto de interés, o elegimos uno que nos propicia poco capital. Ahí es donde comienza tu tarea de investigación y análisis.

Te recomiendo que investigues todas las fuentes de financiamientos a las que puedes recurrir. Luego de elegir las más importantes, investígalas con mayor profundidad. Investiga sus pros y sus contras para que a base de ello puedas tomar una decisión. Te daré un ejemplo: tengo un proyecto que requiere de mucho capital para poder comenzarlo. Entonces, buscaría una fuente de financiamiento que me ayude a conseguir ese dinero. En mi caso, elegiría una institución bancaria o a un inversionista. ¿Por qué no un crowfunding tal vez? Porque los procesos de obtención del capital son largos. Lleva meses poder lograr adjuntar todo el capital, por eso elijo otras posibilidades.
Entonces ¿cuál es la fuente de financiamiento adecuada para ti?

Fuente de financiamiento

       3. ¿Con quién firmas?

Es de suma importancia conocer de quién estas obteniendo un adeudo o con quien te asocias. Es importante saber de quién obtienes la fuente de financiamiento. No puedes firmar con cualquier compañía ni con cualquier persona si no la conoces bien. Entonces, si ya has identificado alguna fuente de financiamiento para tu proyecto o negocio, investígalo a fondo. Conoce lo que ofrece y cuáles son los requisitos que solicita. Así como analiza lo que te está ofreciendo. Algunas empresas financieras ofrecen el capital, pero su tasa de interés es muy elevada. Evita problemas financieros futuros y conoce a tus acreedores o a tus socios.

Lee correctamente lo términos y condiciones que te expone. A base de ello tomarás decisiones sobre si es conveniente para ti o no. Pongo mucho énfasis en la cuestión de investigar porque han surgido muchos problemas a base de no conocer a tus acreedores, así como no conocer sus términos y condiciones. Generalmente sucede con las instituciones bancarias. Debido a que son un poco más fáciles y prácticas de solicitar, cualquiera recurre a ella. Sin embargo, pocos le prestan real atención a los intereses que realmente pagan, y varios factores más. ¿Ya sabes con quién vas a firmar? ¿conoces sus términos y condiciones?

       4. ¿Qué es lo que necesitas?

Este punto es muy importante, no porque lo haya colocado quiere decir que tiene menos importancia. Tus objetivos y saber qué es lo que necesitas en tu empresa te ayudará a elegir un financiamiento correcto. Sabiendo para qué necesitas el dinero que estás solicitando evitarás pedir una cantidad mayor a la que necesitas. Por eso, primero identifica cuál es el problema o para qué vas a utilizar ese dinero recaudado. Si lo necesitas para nueva maquinaria, por ejemplo, o para crecimiento de tu negocio, etc.

Debes de ser claro con lo que necesitas, especifica a detalle que es lo que requieres para que no salgas de tu objetivo. Lo principal es que solicites capital para aquello que en verdad te va a ser útil. He visto a un gran número de personas que una vez obtenido el dinero comienzan a invertir ese mismo dinero en otras cosas que no estaba en sus planes. Como consecuencia, terminan sin capital para lo que en verdad necesitaban. Prioriza tus necesidades, y has un buen manejo del dinero que está en tus manos.

Historial crediticio
A las instituciones bancarias no les basta con que les muestres una nómina.

Identifica como se encuentra tu empresa ahora. Haz un análisis de lo que tienes y de lo que necesitas para tu crecimiento. Esto debe ir junto con tus objetivos, eso es obvio. Teniendo el análisis de en qué posición esta ahora y lo que quieres lograr será mucho más sencillo poder elegir cualquiera de los financiamientos. ¿Qué es lo que necesita tu negocio? ¿Qué es lo que hasta ahora tienes y que es lo que no tienes? ¿Para qué te servirá el capital que vas a solicitar? ¿Ya has identificado tus objetivos?

       5. Historial.

Cuando nos decidimos por una fuente de financiamiento bancaria o aquella en la que contraigamos un crédito hay unos aspectos importantes que hay que tomar muy en cuenta. Este es el caso del historial crediticio que uno va creando cuando obtenemos créditos. A base de esto los bancos toman decisiones sobre si otorgarte o no el préstamo que estas solicitando. De aquí parten para saber si eres una persona o empresa de confianza. Si tu historial crediticio no es bueno simplemente desechan tu solicitud.

A las instituciones bancarias no les basta con que les muestres una nómina. Ellos quieren algo comprobable, que les indique que en verdad realizas los pagos a tiempo, etc. Aún existen las personas que piensan y creen que solo es necesario mencionar cuánto ganas, mencionar que has manejado tarjetas de crédito, pero no es así de sencillo. Sé responsable con tus pagos o con cualquier ámbito de tu crédito (si es que en estos momentos cuentas con uno). Asegúrate de demostrar que eres alguien en quien fiar.

Conseguir una fuente de financiamiento no es sencillo, eso ya lo he mencionado. Los procesos varían según el financiamiento que elijas. Sin embargo, los puntos clave que te enlisté anteriormente son en forma general. Son puntos que debes considerar cuando decidas solicitar un financiamiento de cualquier tipo. Para algunos casos la aplicación es mucho más sencilla. Ahora, recapitulemos los puntos clave que se mencionaron:

  • En primera instancia debemos saber cuánto capital necesitamos.
  • Debemos analizar que fuente de financiamiento es la mejor para nuestro negocio.
  • También es importante saber a quién le estás firmando, con quién estás haciendo negocios.
  • Es importante saber qué es lo que necesitas. Debes identificar qué es lo que tienes y lo que no. Conocer qué es lo que necesitas debe ir de la mano con tus objetivos.
  • Y otro punto importante que debes considerar de igual manera, es tu historial crediticio. Debes cuidar este aspecto, es uno de los factores que indican si el crédito se te es otorgado o no.

Déjame saber tu opinión en la caja de los comentarios. Antes de cerrar la pestaña comparte este artículo con el botón que está en la parte de arriba.

Suscríbete a la página para recibir nuevos artículos y noticias.

Anterior

5 propuestas para mejorar el clima laboral con poco capital

Siguiente

4 oportunidades de negocio que Donald Trump nos regala

El Autor

Alberto Equihua

Alberto Equihua